Marcar una diferencia: nuestro Informe de impacto 2021 [Entrevista]

Marcar una diferencia: nuestro Informe de impacto 2021 [Entrevista]

Elikanah a la derechadimecres, 15 de de setembre de 2021

Entrevistamos a Elikanah Ng'ang'a, oficial de desempeño social y desarrollo de capacidades de Oikocredit en África, para entender los números de nuestro último Informe de impacto 2021. Él nos ofrece comentarios sobre los numerosos aspectos de su trabajo para apoyar a los socios y la diferencia que marca Oikocredit.

Tras trabajar para organizaciones de microfinanzas, Elikanah se unió a Oikocredit hace 12 años como oficial de desempeño social y desarrollo de capacidades. Inicialmente dedicado al este de África, ahora se ocupa de nuestros socios en todo África.

Con sede en Nairobi, Elikanah es responsable de la revisión ambiental, sociales y de gobernabilidad (ESG) de los socios, de identificar las necesidades de desarrollo de capacidades de los socios y de preparar y supervisar proyectos de desarrollo de capacidades. Además, trabaja con los socios para aumentar los fondos de desarrollo de capacidades e informar a los donantes.

¿Puede contarnos por qué Oikocredit mide el impacto y publica un informe de impacto todos los años?

Queremos ser responsables ante nosotros mismos y ante nuestra misión social, que es mejorar la calidad de vida de las personas de bajos ingresos mediante la financiación de organizaciones en el Sur Global. Si no medimos el impacto, no sabemos si estamos a la altura de esa misión. Esto nos ayuda a enfocarnos en los aspectos de nuestra misión social en los que podemos realizar mejoras.

Cuando pedimos a nuestros socios que presenten sus datos de impacto, también los hacemos rendir cuentas. Oikocredit atrae a nuestros socios porque somos un inversor social, y al publicar un informe, atraemos a nuevos socios.

También sabemos, por las encuestas de empleados, que el personal de Oikocredit trabaja para el impacto y eso es lo que los motiva. El hecho de poder informar sobre nuestra misión atrae, motiva y ayuda a retener a nuestros empleados de Oikocredit.

Por último, pero no por eso menos importante, nuestro impacto es primordial para nuestros inversores. Ellos nos confían su dinero, y para ellos es importante conocer el impacto que ejerce su dinero. El informe de impacto es valioso para ellos, para entender qué se está haciendo con su inversión. El informe también es fundamental para atraer a nuevos inversores.

¿De qué logros de impacto cree que Oikocredit puede estar orgulloso durante el último año?

En pocas palabras, diría que nuestro apoyo a los socios ha sido para sobrevivir y prosperar.

Cuando la pandemia llegó a África, logramos organizarnos rápidamente y dar a los socios vacaciones de pagos durante los períodos de confinamiento. Fue para que nuestros socios pudieran simplemente sobrevivir.

También ayudamos a los socios con subvenciones del fondo solidario de Oikocredit para comprar equipos de protección, por ejemplo. Nuevamente, el objetivo fue la supervivencia. Reunimos a los líderes de nuestros socios en videoconferencias para compartir ideas sobre cómo sobrevivir. Hubo muchas iniciativas relacionadas con la Covid-19 para ayudar a nuestros socios, y de esto podemos estar orgullosos.

Ahora vemos que muchas organizaciones se acercan a nosotros para que las ayudemos a aumentar su liquidez, que superan la etapa de supervivencia y ahora desean prosperar. Nuestra respuesta ha sido acelerar nuestro proceso de préstamo para satisfacer esta necesidad urgente, para que, a su vez, ellos puedan mejorar su respuesta a sus clientes.

En encuestas recientes realizadas por el African Management Institute[1], casi el 80 % de las empresas respondieron que lo que marca la mayor diferencia en el impacto de la pandemia es simplemente un préstamo para aumentar la liquidez. Oikocredit está ayudando a las empresas a volver a la senda del crecimiento.

¿Cómo afectó la pandemia al impacto de Oikocredit?

Lo primero que debo decir es que no alcanzamos a tantos socios nuevos y clientes finales como habíamos previsto; por lo tanto, podría decirse que nuestro impacto social fue menor que el esperado como consecuencia de la pandemia.

La pandemia implicó adaptar nuestros planes, posponer el crecimiento previsto de nuestra cartera de financiación del desarrollo, reducir la refinanciación y suspender el desembolso de préstamos a nuevas organizaciones asociadas. Eso nos permitió centrarnos en ayudar a los socios actuales a superar la crisis.

Nuestros socios actuales también moderaron sus ambiciones debido a la pandemia, lo cual reduce aún más la cantidad de clientes finales que hemos podido alcanzar. Y en el caso de algunos prestatarios finales que tienen ahorros, ellos eligieron recurrir a esos fondos y no tomar nuevos préstamos durante estas épocas de incertidumbre.

La implementación de nuestros programas de desarrollo de capacidades también se ha visto afectada; hemos tenido que posponer algunos debido a las restricciones por Covid-19.

¿La pandemia cambió su manera de pensar acerca de la creación de un impacto social positivo?

En cierto modo sí, porque la pandemia nos ha mostrado las grandes diferencias entre ricos y pobres, una brecha que se abre cada vez más. En su mayor parte, a las personas con niveles de ingresos más elevados parece haberles ido mejor que a las personas pobres durante esta pandemia. Por ejemplo, en África, a algunas personas con Covid-19 les resulta casi imposible obtener la atención médica necesaria. Han muerto personas por no poder tener medios para pagar el oxígeno.

Por lo tanto, en Oikocredit debemos redoblar nuestros esfuerzos para reducir la pobreza en los países de bajos ingresos y en las áreas rurales. No podemos hacerlo solos, y debemos encontrar maneras de trabajar con otros. La nueva estrategia que estamos desarrollando actualmente es muy prometedora, ya que estamos intentando trabajar con una variedad de organizaciones más amplia y desarrollar maneras de trabajar juntos para obtener un impacto aún mayor.

La pandemia también ha demostrado que todos estamos conectados. Cuando un país está en confinamiento, ya no puedo visitar a los socios y estos, a su vez, ya no pueden visitar a sus clientes. También hay limitaciones a nivel mundial, y eso afecta los negocios entre los países. La pandemia nos enseña que los problemas lejanos no existen, y debemos trabajar juntos a nivel mundial para resolver los problemas de pobreza y desigualdad.

¿Cree que la pandemia ha creado más necesidades en África?

Sí. Si miramos África como una unidad, 54 países, menos del 2 % de la población fue vacunada totalmente contra la Covid-19. Así que esta pandemia seguirá afectando a África durante un largo período, y sabemos que provocará un gran sufrimiento.

África ya de por sí tiene un mayor porcentaje de pobreza, y la desigualdad solo puede empeorar en un continente ya afectado por el cambio climático, la sequía y las hambrunas. Debido a su sistema sanitario deficiente, veremos una necesidad mayor de inversión para aliviar parte de este sufrimiento.

Además, en África, los proyectos como los de energía renovable serán de ayuda porque muchísimas personas no están conectadas a la red eléctrica ni tienen acceso a formas limpias de energía.

¿Qué significa el impacto de Oikocredit para usted en lo personal?

Siento pasión por el trabajo de Oikocredit. Cuando pienso en el impacto, pienso en las personas y qué queremos lograr para ellas, en especial para las personas desfavorecidas: crear puestos de trabajo, reducir la desigualdad y luchar contra la pobreza.

Luego reflexiono sobre el medio ambiente y el impacto del cambio climático. En cuanto a incorporar a nuevos socios, pienso, ¿cómo podemos crear un impacto positivo sobre el medio ambiente?

Siempre pienso en cómo podemos apoyar la sostenibilidad financiera de nuestros socios. Si podemos contribuir a su sostenibilidad financiera, ellos podrán servir a sus clientes finales y pequeños agricultores el día de mañana.

Intento utilizar la puntuación ESG como base para generar apoyo en nuestros programas de desarrollo de capacidades. Algo que me preocupa especialmente es crear puestos de trabajo mediante el apoyo a pequeñas y medianas empresas. Porque estoy convencido de que, si ofrecemos a las personas empleos dignos, les brindamos un medio para salir de la pobreza, especialmente a los jóvenes.

¿Cómo contribuye usted personalmente a lograr un impacto positivo global en su práctica diaria?

Es una pregunta importante. Estoy acreditado por Cerise como asesor de principios de protección al cliente y auditor de desempeño social, y también colaboro con iniciativas globales en mejora del desempeño social.

Recientemente me inscribí en un curso, y, a fines de año, espero estar acreditado como auditor de evaluación de impacto ambiental.

Hay otras cosas que me gusta hacer, como ser miembro del consejo en una escuela de Kibera; además, participo en un proyecto vecinal para crear un sistema solar de calentamiento de agua generado a nivel local.

Nací en una zona rural, y hace poco volví allí para plantar árboles y animar a los vecinos a hacer lo mismo; ahora se están formando pequeños bosques en varios lugares.

Al igual que los numerosos aspectos diferentes de mi trabajo para Oikocredit, estos son pequeños pasos que doy y que, con suerte, marcan una gran diferencia en el impacto.

> Descarga el Informe de impacto 2021 aquí

« Back

Arxiu

« Previous Next »

d’octubre 2021

de setembre

d’agost

de juliol

de juny