¡Participa en Oikocredit! Selecciona la región en la que vives

Cerrar la ventana
Sevilla Catalunya Euskadi

¿Qué son las Asociaciones de Apoyo?

Las Asociaciones de Apoyo a Oikocredit son colectivos de personas voluntarias constituidas legalmente en forma de asociaciones sin ánimo de lucro. Los socios y socias de estas asociaciones llevan a cabo tareas de sensibilización y difusión de la misión de Oikocredit y son una parte muy importante de la organización. Las Asociaciones de Apoyo son socias directas de la cooperativa Oikocredit Internacional, y como tales, representan en ella a todos sus socios y socias de España. Actualmente existen 3 Asociaciones de Apoyo: País Vasco, Catalunya y Sevilla.

También existe un grupo de voluntariado activo en Madrid (puedes encontrar más información sobre este grupo y sus actividades en: www.madrid.oikocredit.es).

Buscar

Cerrar la brecha del microcrédito para las empresarias costarricenses

« Back

Cerrar la brecha del microcrédito para las empresarias costarricenses

GRAM-CR-008.jpgviernes, 08 de marzo de 2024

En el Día Internacional de la Mujer, destacamos el trabajo de la Asociación Grameen Costa Rica, socia de Oikocredit que está ayudando a reducir la brecha de género en el crédito.

Myriam Montenegro comenzó su negocio hace diez años, a la edad de 48, vendiendo pijamas y ropa para niños a amigos y conocidos desde su casa en las afueras de la ciudad de Cartago, en Costa Rica. Sus clientes le pedían a menudo otros artículos y la emprendedora costarricense se limitaba a responder que podía proporcionarles lo que necesitaran, ampliando su catálogo de productos.

"Me han pedido material escolar, camisetas, calcetines y cosas que ven en las revistas, como una crema, una colonia y un champú. Cualquier cosa que me pida el cliente, intento encontrarla. Siempre intento complacer al cliente", dice Myriam.

Amplió su negocio para satisfacer la demanda, trabajando con su marido y otros miembros de la familia para conseguir y entregar los productos.

Ante la falta de efectivo para pagar los suministros, recurrió a la Asociación Costa Rica Grameen, socia de Oikocredit.

Myriam Montenegro, cliente final de Grameen

Préstamos colectivos para crear un impacto social

Fundada en 2006 y parte de la Fundación Grameen, la Asociación Grameen Costa Rica es una organización de microfinanciación social sin ánimo de lucro que ofrece microcréditos a mujeres en situación de vulnerabilidad económica para que desarrollen o pongan en marcha un negocio. Utiliza un modelo de préstamos grupales, en el que la garantía social en forma de presión entre iguales asegura que los individuos del grupo devuelvan sus préstamos.

Myriam conoció Grameen Costa Rica cuando se creó un grupo en su pueblo hace 10 años. Se unió a un segundo grupo de prestatarios dos años después.

"Empecé en Grameen con la idea de ampliar mi negocio ofreciendo más productos. Utilizo los préstamos para financiar la compra de los productos que piden mis clientes", dice Myriam. Tras devolver con éxito su primer préstamo de 100.000 CRC (180 euros), ha suscrito otro de 675.000 CRC (1.215 euros).

"Los préstamos Grameen me han ayudado mucho en las épocas de mayor demanda, por ejemplo en torno al Día de la Madre y del Padre y en Navidad, y han funcionado bien", afirma.

Ahora quiere tener su propia tienda, donde pueda exponer los productos y ofrecer un mejor servicio al cliente.

La Asociación Grameen Costa Rica y la Fundación Grameen forman parte de la familia de organizaciones Grameen, una red mundial de microfinanciación. El objetivo de la fundación es capacitar a las mujeres de comunidades de bajos ingresos para construir vidas sin pobreza ni hambre.

La gerente de Ventas de Grameen, Kristel Sancho, mostrando los sobres que contienen los ahorros de los miembros del grupo de Myriam.

Ayudar a las empresarias a acceder a la financiación

Las microempresas y las pequeñas y medianas empresas (PYME) propiedad de mujeres se enfrentan a un déficit de crédito estimado entre 1,4 y 1,7 billones de dólares, según la Corporación Financiera Internacional. Más de 740 millones en todo el mundo no tienen acceso a servicios financieros, según el Banco Mundial.

Costa Rica obtiene una puntuación de 0,79 en el índice de brecha de género del Foro Económico Mundial. Esto significa que las mujeres del país tienen un 21% menos de oportunidades que los hombres.

Empoderar a las mujeres empresarias ha sido un pilar fundamental del trabajo de Oikocredit desde su creación en 1975. Hoy en día, la mayoría de nuestros socios centran específicamente sus actividades en las mujeres.

Entre ellos se encuentra la Fundación Grameen, que trabaja en 16 países ancla y en otros 13 países socios de África, Asia y América Latina.

"Grameen busca empoderar y apoyar a las mujeres emprendedoras en zonas de riesgo social, para que puedan sacar adelante sus negocios. No sólo a través del crédito, sino también del asesoramiento y la formación", afirma Kristel Sancho, directora comercial de Grameen Costa Rica.

En la nación centroamericana, Grameen Costa Rica ofrece una amplia gama de diferentes tipos de productos de microfinanciación. Los préstamos se conceden a plazos que oscilan entre tres meses y tres años, con un máximo de 4 millones de CRC (7180 euros).

La organización sin ánimo de lucro ha invertido hasta ahora 6.100 millones de CRC (8,5 millones de euros) en las mujeres empresarias de Costa Rica, llegando a 34.776 clientes en 400 centros repartidos por todo el país.

Kristel dice que los nuevos miembros llegan a la organización sin ánimo de lucro a través de recomendaciones de grupos comunitarios existentes y de las redes sociales. "Ahora mismo estamos en un proyecto de crecimiento a nivel nacional", afirma. "Estamos ampliando la cobertura que tenemos a nivel de Costa Rica".

GRAM-CR-043

Los clientes de Grameen utilizan los préstamos para crearse un medio de vida, por ejemplo para poner en marcha o ampliar pequeños negocios. Utilizan los ingresos de estas empresas para alimentar a sus familias, pagar las matrículas escolares y la atención sanitaria, y hacer crecer sus negocios, dice la organización sin ánimo de lucro en su sitio web.

Creciendo paso a paso: La historia de María

María de los Ángeles Monjes Segura, de 41 años, de la comunidad de Barrio Nuevo, oyó hablar de Grameen a su cuñada. Empezó su propio grupo Grameen con mujeres que vivían en la zona porque el grupo de su cuñada estaba demasiado lejos.

María es una emprendedora en serie. Empezó a trabajar para sí misma hace 12 años como peluquera. Cuando el negocio creció, empezó a enseñar a otras mujeres a cortar y peinar el pelo. Al mismo tiempo, empezó a estudiar pedicura y podología. Ahora ha puesto en marcha un negocio de costura que, según dice, se ha convertido en un gran éxito.

La primera vez que pidió un préstamo a Grameen fue hace 10 años. Tras una pausa por el nacimiento de su hijo, volvió a trabajar y pidió más préstamos para ampliar su negocio.

"Los préstamos de Grameen han sido muy útiles", dice María. "Empecé con un pequeño préstamo. Con él compré mis instrumentos, las tijeras y la plancha de pelo. Después de ganar dinero con ellos, pedí otro préstamo para comprar productos de belleza".

El éxito de su negocio de venta al por menor impulsó a María a ampliar su tienda y a invertir en formación. "Los préstamos me ayudaron a estudiar, a comprar y a establecerme", dice. "Para todos los esfuerzos que he ido desarrollando, Grameen ha sido un gran apoyo".

María de los Ángeles

Ayudar a mujeres como María a construir una vida mejor para ellas y sus comunidades es clave para el trabajo de Grameen. Y para Kristel, resultados como estos son los que hacen que vuelva a trabajar.

"Trabajar en Grameen es un lugar que me permite ver muchos sueños hechos realidad, ver el progreso y los cambios que consiguen hacer tanto a nivel personal como a nivel de sus familias. Y obviamente a nivel de la comunidad. Para mí es la mayor satisfacción", afirma. "Por eso siento que este es el lugar donde debo estar".

« Back

Archivo

« Previous Next »

junio 2024

mayo

abril

marzo