Viaje del corazón: visita al proyecto Rwanda Tea Seedlings

Viaje del corazón: visita al proyecto Rwanda Tea Seedlings

El consultor agrícola Jean-Marie Irakabaho (izquierda) y Elikanah Ng'ang'a (derecha)martes, 01 de marzo de 2022

En este blog, el Oficial de Desempeño Social y Desarrollo de Capacidades de Oikocredit para África Oriental, Elikanah Ng'ang'a, nos lleva en un viaje desde su casa en Kenia hasta Ruanda y nos informa sobre el Proyecto de Semillas de Té de Ruanda de Oikocredit.

Escrito por Elikanah Ng'ang'a

Cuando tenía siete años, nos mudamos a una granja cerca del bosque de Aberdare, en Kenia. Aquel lugar era un paraíso para mí. Estaba enclavada en la cordillera de Aberdare, a sólo 180 kilómetros de Nairobi, donde trabajaba mi padre. En Kenia, como en la mayor parte de África, la mayoría de los empleos se encuentran en zonas urbanas, pero los ingresos de mi padre no bastaban para mantener a nuestra familia. La granja podía producir alimentos para nosotros y los ingresos extra que necesitábamos, lo que significaba que mi madre tenía que trabajar en la granja y al mismo tiempo cuidar de nosotros, los niños. Mi padre tenía que quedarse en la ciudad por motivos de trabajo (algo que también es habitual en África), pero hacía el esfuerzo de volver a casa con su familia una vez al mes. Y como niños, esperábamos con ansias verlo, y las golosinas que nos traía.

Una noche llegó muy tarde y estaba cubierto de barro. Cuando le pregunté qué había pasado, me explicó que esos viajes mensuales desde la ciudad a nuestra granja rural eran difíciles de hacer. Me dijo que, como las carreteras estaban en mal estado y aún no estaban desarrolladas, el autobús se quedaba atascado en el barro durante horas y todos los pasajeros tenían que bajarse y empujar, y todos quedaban cubiertos de barro. En otro viaje a casa tuvo que caminar en la oscuridad por el bosque, donde se encontró con una manada de elefantes. Afortunadamente, había aprendido, por métodos transmitidos por su padre, a asustar a los elefantes y pudo pasar sin sufrir daños.

Mi padre llamaba a estos viajes sus "viajes del corazón". Los viajes del corazón no son fáciles de hacer, pero son necesarios. Son viajes que se hacen por amor y cariño a la gente que se viaja para conocer. Mi reciente viaje a Ruanda se sintió como uno de esos viajes. No ha sido fácil debido a la propagación de la variante de Omicron. Tuve que someterme a una prueba antes de salir de Nairobi, volver a hacerme la prueba en el aeropuerto de Kigali, en Ruanda, y luego estar en cuarentena durante 24 horas. Había estado reflexionando sobre la historia de mi padre cuando nuestro vehículo se quedó atascado en una de las muchas colinas del distrito de Nyaruguru, en el sur de Ruanda. Al final tuvimos que recorrer a pie el resto del trayecto porque un pequeño puente de troncos había cedido y no podíamos continuar.

El proyecto Rwanda Tea Seedlings era el objetivo de mi visita. El proyecto en sí tampoco había tenido un viaje fácil. La recaudación de fondos para el proyecto comenzó en 2019 y la Asociación de Apoyo de Alemania Occidental de Oikocredit recaudó la mayor parte de los 140.000 euros necesarios. Lo hicieron para apoyar la propagación de dos millones de plántulas de té de alta calidad que se distribuirían a 2.000 agricultores de bajos ingresos. La distribución de los plantones se planificó con dos cooperativas: Katecogro y Cothemuki. Estas dos cooperativas suministran té a nuestro socio, la fábrica de té Karongi.


Vista de los campos de té de Karongi y de la fábrica

Cuando Covid-19 llegó en 2020, decidimos seguir adelante con el proyecto a pesar de los nuevos retos. El desarrollo de viveros de plántulas no requería mucha gente y el gobierno de Ruanda había permitido que las actividades agrícolas continuaran. También sabíamos que los plantones tardarían unos 18 meses en madurar y esperábamos que para entonces Covid-19 hubiera desaparecido. Durante los años 2020 y 2021 los plantones habían ido bien, y a finales de 2020 habíamos distribuido 500.000 plantones. Sin embargo, el mayor reto era preparar a los 2.000 agricultores con nuevas habilidades en el cultivo del té y otros aspectos, como hacer frente al cambio climático y la inseguridad alimentaria, y hacerlo en consonancia con la normativa gubernamental.

Adaptamos nuestras sesiones de capacitación para incluir los retos de Covid-19 y los agricultores recibieron formación en pequeños grupos, siguiendo los protocolos sanitarios. También realizamos formaciones al aire libre y en el campo. La clave de este nuevo enfoque fue la designación de un agricultor principal para coordinar las formaciones. Al final conseguimos llegar a todos los agricultores, lo que supuso un gran éxito.

El consultor agrícola Jean-Marie Irakabaho (izquierda) y Elikanah Ng'ang'a (derecha)

Este fue mi último viaje para marcar la última fase de la distribución de plántulas de té que había comenzado en noviembre de 2021. El proyecto se había desarrollado según lo previsto, excepto en una zona del distrito de Karongi que, a pesar de que en otras partes de Ruanda había llovido, había permanecido seca. Alrededor de 600 de nuestros agricultores proceden de esta zona y aún no habían recibido sus plántulas cuando hice el viaje. El director de Katecogro estaba sorprendido y me dijo: "En esta región siempre llueve en noviembre y diciembre, todos los años. Pero este año no". Sugirió que probablemente era el resultado del cambio climático.

Aquella noche pensé en los muchos agricultores que habían preparado sus tierras, esperando la lluvia y deseando plantar los plantones de té. Lo sentí mucho por ellos. Entonces sucedió: ¡la lluvia empezó a caer! Pronto recibí una llamada de un gerente emocionado: "Mañana, venid preparados", me dijo. "¡Vamos a empezar a distribuir los plantones de té a los agricultores que quedan! La lluvia ha llegado". Así que al día siguiente estaba con la encargada plantando plántulas de té con un grupo de emocionados agricultores.

Uno de los objetivos de este viaje era evaluar si habíamos alcanzado los objetivos del proyecto.

Objetivos del proyecto de plántulas de té en Ruanda

La evaluación se hizo hablando con la dirección de las dos cooperativas y de la fábrica de té sobre el desarrollo de los plantones, y visitando a los agricultores que habían recibido los plantones. Se realizaron entrevistas con los agricultores para entender lo que habían aprendido y el nivel de satisfacción con el proyecto.

Después de escuchar y observar lo que ocurría durante mi viaje, puedo decir con confianza que cumplimos nuestros objetivos y mucho más. En el mundo del desarrollo, a veces nos concentramos demasiado en las cifras. Pero es bueno ir más allá de los números, así que disfruté conociendo a los agricultores y escuchando historias como la de Jeannette.

Jeannette, madre de siete hijos, me habló de su pasión por el proyecto. Me dijo que durante muchos años había sido recolectora de té y que nunca había soñado con tener una parcela de té. Pero con la inspiración de nuestro proyecto, decidió que 2020 podría ser por fin el año en que podría ir más allá de la recolección y dedicarse a la agricultura. Aprovechó todos los conocimientos y el apoyo del proyecto -incluidos los plantones- para crear una parcela de té en su granja. Me contó que había aprendido a hacer abono y a realizar una agricultura mixta para garantizar que la familia tuviera suficiente comida mientras esperaba que las plantas de té maduraran. En su granja también se cultivan judías y tiene una vaca.

Jeannette también me contó que, desde que se introdujo el cultivo del té en el distrito, también se redujo la quema de carbón vegetal, que el gobierno ha desaconsejado por el daño medioambiental que causa. Me explicó que antes de que existieran todas las plantaciones de té, había menos fuentes de ingresos y era muy habitual que las comunidades rurales talaran árboles y los quemaran para hacer carbón, que luego vendían a las zonas urbanas. Pero ahora que hay más plantaciones de té en la zona, los miembros de la comunidad tienen fuentes de ingresos alternativas y la quema de carbón vegetal se ha reducido.

Esto salvará muchos árboles y será bueno para el medio ambiente". Jeannette ve ahora un futuro brillante para sus siete hijos, ya que los arbustos de té seguirán dándole ingresos durante los próximos 30, 40 o incluso 50 años.

« Back

Archivo

« Previous Next »

junio 2022

mayo

abril

marzo

febrero