El trabajo y los planes de Oikocredit en Brasil

El trabajo y los planes de Oikocredit en Brasil

image007.jpglunes, 23 de agosto de 2021

La oficina de Oikocredit en Brasil es una de las varias oficinas que la cooperativa global tiene en América Latina y el Caribe. Recientemente entrevistamos a nuestro Gerente de País en Brasil, Nicolás Viedma, para hablar sobre algunos de los temas más urgentes y los planes de Oikocredit en el país

Nicolás, ¿dónde nos encontramos en este momento?

Nicolas Viedma: Durante la pandemia de coronavirus, estamos trabajando desde casa todo lo posible. Así que nos encontramos en mi oficina. Vivo en São Paulo, la mayor ciudad de Brasil. Veinte millones de personas viven en la región metropolitana, 11 millones directamente en la ciudad. Estamos en el centro, justo en el centro. Desde la ventana de mi apartamento del 17º piso, puedo ver un montón de edificios muy altos. Justo enfrente está el hospital donde trabaja mi mujer, en el servicio de urgencias. Es un gran hospital privado, por lo que la situación no es tan aterradora como en otros lugares, pero incluso allí la unidad de cuidados intensivos está muy ocupada. São Paulo está especialmente afectada por Covid-19; son tiempos difíciles. Al igual que en toda América Latina, la pandemia ha mostrado claramente la cruda desigualdad social. El número de personas con bajos ingresos que viven por debajo del umbral de la pobreza se ha duplicado durante la pandemia.

¿Cuál es la situación en la oficina de Oikocredit en Brasil? ¿Ha crecido la demanda de su trabajo y de financiación debido a la pandemia?

Nicolas Viedma: En este momento, nuestro equipo de tres personas tiene más solicitudes de organizaciones para trabajar con nosotros de las que podemos satisfacer. Antes era diferente. Hace unos años éramos más los que buscábamos socios. La necesidad de financiación es cada vez mayor. Una de las razones es que las organizaciones saben que necesitarán financiación externa después de la pandemia. Hay un banco de desarrollo estatal bien posicionado, pero no puede hacer el trabajo solo, y la concentración sería demasiado grande. Eso significa que nuestro trabajo está en demanda. Pero no todas las organizaciones han alcanzado la fase de impacto social en la que serían adecuadas para nosotros.

¿Cuáles son algunas de las organizaciones con las que trabajan? ¿Cuáles son sus planes para Oikocredit en Brasil?

Nicolas Viedma: Actualmente, tenemos 22 organizaciones asociadas en Brasil. La mayoría de nuestros socios son instituciones de microfinanzas, a menudo no gubernamentales y organizaciones de base tradicionales. Consideramos que nuestra principal tarea es incluir la gestión del impacto social en su agenda. La mayoría de los socios están abiertos a ello, pero no tienen el tamaño que nos gustaría. Tienen préstamos de medio millón o un millón de dólares. Por eso empezamos a trabajar más con cooperativas de crédito en 2017. Son más grandes y, gracias a la forma en que están organizadas, están preparadas para centrarse más en el desempeño social.

Dado que el trabajo futuro de Oikocredit Internacional se plantea en términos de vínculos más fuertes con las comunidades locales, asociarse con cooperativas tiene doble sentido. A través de las cooperativas, el acceso a las comunidades es más fácil; están situadas en las comunidades e interesadas en resolver los problemas locales. Podemos aprovechar esto.

En el año en curso, ya hemos desembolsado préstamos para dos cooperativas de crédito, ambas relativamente grandes y bien arraigadas en las zonas rurales del sur. Las cooperativas son tradicionalmente más fuertes allí. Hay redes que funcionan y que crecen constantemente. Además, el banco central apoya su desarrollo.

En tres meses, nuestra oficina en el país aprobó 8,0 millones de dólares para las cooperativas. Nuestra cartera aprobada ya ha crecido un 40%, hasta junio de 2021, incluso durante la pandemia. Y queremos seguir creciendo. No como un fin en sí mismo, sino para lograr más impacto social. Quien quiera trabajar con nosotros necesita un plan social además del económico. Eso es obligatorio. Ayudamos a los socios a fortalecerse y diferenciarse cada vez más. Ambos aspectos de su trabajo -el social y el monetario- se benefician de ello. Queremos que nuestros socios mejoren su gestión del impacto social; los socios quieren alejarse lo más posible del modelo bancario tradicional, que experimentan como excluyente.

¿Cuál es su organización asociada más joven y cómo trabajan?

Nicolás Viedma: Nuestro socio más reciente es Cresol, una asociación de más de 80 cooperativas de ahorro y crédito a nivel nacional. Trabajamos directamente con dos de estas cooperativas de primer nivel, Cresol Tenente Portela y Cresol Centro-Sul. Originalmente, Cresol se dirigía exclusivamente a las poblaciones rurales. Pero como la demanda en las ciudades está creciendo, y mucha gente se desplaza entre las zonas rurales y urbanas, la asociación está ahora involucrada también en las zonas urbanas, atendiendo principalmente a las pequeñas y medianas empresas.

Nos gusta la forma de trabajar de Cresol. Aunque también utilizan tecnologías digitales, trabajan a través de una red de sucursales, porque todos los implicados están convencidos de que las relaciones personales con los clientes siguen siendo importantes y necesarias. Mientras los bancos cierran cada vez más sucursales, Cresol hace exactamente lo contrario. En las zonas donde los bancos se están marchando, la asociación está abriendo nuevas sucursales.

Otra cooperativa interesante es Sulcredi, que ofrece varios servicios además de su actividad principal. Por ejemplo, todos los socios pueden utilizar una serie de servicios médicos que paga la cooperativa. La cooperativa también ofrece un acceso más barato a los servicios de las empresas de telecomunicaciones rurales que se aprovechan de su posición de monopolio y cobran de más por sus productos.

El sistema financiero de Brasil está concentrado en unos pocos bancos. Cinco bancos determinan el 80% del sistema financiero. Tienen una gran base de clientes, pero no ofrecen un servicio de calidad ni servicios financieros responsables, aunque dos de los bancos son públicos. A menudo los costes son demasiado elevados. Estos bancos son muy rentables. Pero para la gente que necesita servicios financieros, la concentración es un gran problema.

¿Es esta la brecha en la que surgen nuevas oportunidades para los inversores sociales como Oikocredit, o es difícil abrir esta sociedad cerrada?

Nicolás Viedma: Actualmente, el banco central está promoviendo la diversificación de las finanzas. Esa es otra razón por la que actualmente tenemos tantas buenas oportunidades nuevas para invertir y encontrar nuevos socios. Nos interesan las cooperativas de crédito y las empresas fintech. Estas son exactamente las dos áreas que el banco central ha estado impulsando durante los últimos cinco años aproximadamente. Oikocredit International, como saben, también ha invertido recientemente en la empresa brasileña de fintech BizCapital, cuyo objetivo es promover las pequeñas y medianas empresas y, por tanto, crear puestos de trabajo. Este segmento de la economía es extremadamente activo. El sueño de toda empresa fintech en América Latina es invertir en Brasil o en México.

¿Qué es lo que más necesitan las organizaciones con las que trabajan y sus clientes en la situación actual?


Nicolás Viedma: Necesitan dinero para formación, desarrollo de productos, educación financiera y digitalización, entre otras cosas. Las pequeñas y medianas empresas, en particular, se enfrentan a un enorme déficit de financiación. Hay una necesidad urgente de mejorar la situación de la vivienda y el suministro de agua. Brasil tiene enormes reservas naturales de agua, pero no están bien gestionadas, al igual que los bosques del Amazonas. Antes, por ejemplo, los productores agrícolas podían obtener agua dulce cavando 10 o 12 metros en el suelo. Ahora tienen que cavar más de 100 metros de profundidad para encontrar agua dulce. Los agricultores necesitan apoyo técnico, conocimientos y productos financieros que les ayuden a producir de forma más sostenible.

Como equipo, ¿tienen contacto directo con las cooperativas individuales y sus clientes?

Nicolas Viedma: Unas semanas antes de que estallara el coronavirus, pasamos dos semanas en el sur, donde se encuentran algunos de nuestros nuevos socios. Durante estas visitas, vamos a las sucursales y hablamos con el personal y los clientes para escuchar sus historias y entender sus necesidades. Esta vez, tuvimos la oportunidad de asistir a los preparativos de la reunión anual de una organización, donde presentamos el trabajo de Oikocredit. Participaron unos 400 cooperativistas, en su mayoría productores agrícolas, fruticultores, ganaderos y lecheros, y pequeños empresarios locales. Se sentaron con los brazos cruzados. Estamos acostumbrados a ello. Son escépticos. Nos ven como los clásicos banqueros de la gran ciudad que quieren ofrecerles o venderles algo alejado de sus necesidades. Yo lo entiendo. Me he criado en el campo. Entonces, cuando les contamos la historia de Oikocredit, su enfoque y su estructura cooperativa, la gente se abre y empieza a sonreír. Esa es la belleza de nuestro trabajo.

¿Cuáles considera que son los temas más importantes para Brasil en la actualidad?

Nicolas Viedma: Una mejor relación con el mundo natural, proteger los recursos naturales y nuestras características humanas y culturales. Para mí, el movimiento Black Lives Matter debería ser mucho más importante en este país. Pero hay muchas cosas en marcha. Hace apenas cinco años, las mujeres afrobrasileñas se avergonzaban de tener el pelo rizado. Hoy, hay marcas de cosméticos que son específicamente antidiscriminatorias. Gran parte de lo que ahora se considera cultura nacional ha venido de África, Europa y Asia y se ha integrado. Se trata de estar siempre receptivo a ese cambio. Y en este momento, tenemos que apuntar a la transformación en todos los niveles.

Hace un tiempo me pidieron que participara en la Economía de Francesco, una iniciativa del Papa. Se trata de un grupo de changemakers y académicos que están trabajando en red por todo el mundo para tratar de encontrar soluciones a problemas acuciantes. Entre ellos están Amartya Sen y Mohammed Yunus, pero sobre todo muchos jóvenes. Se trata de un cambio en el pensamiento económico que tiene en cuenta los límites de los recursos y se centra en la humanidad. Trabajamos tanto en la teoría como en la práctica. Recientemente, hemos apoyado una empresa social en La Habana, Cuba, que proporciona colchones a personas mayores. Para mí, esto no está lejos de mi trabajo en Oikocredit.

Nicolas Viedma se unió a Oikocredit en 2015 procedente de un banco tradicional y ha sido gerente de país para Brasil durante dos años. Nicolas pasó un año viviendo en Darmstadt y Dresde en Alemania mientras estudiaba economía.

« Back

Archivo

« Previous Next »

octubre 2021

septiembre

agosto

julio

junio