El tiempo de la alegría y la historia de Piedad (Mercy)

El tiempo de la alegría y la historia de Piedad (Mercy)

Mercy Mbatiaviernes, 17 de diciembre de 2021

No importa en qué parte del mundo te encuentres o qué celebres en estas fiestas, esforzarte por tener un impacto positivo en la vida de las personas de bajos recursos es algo en lo que todos podemos participar.

Mercy Mbatia

Porque en Oikocredit creemos que todo el mundo debería tener la oportunidad de experimentar comodidad y alegría, en esta temporada y más allá. Está en consonancia con nuestra visión de una sociedad global y justa en la que los recursos se comparten de forma sostenible y todas las personas tienen las opciones que necesitan para crear una vida digna.

Para ayudarnos a entrar en el espíritu de las fiestas y reflexionar sobre esta visión, estamos recordando historias que nos inspiran como cooperativa. Una historia en concreto nos ha recordado lo que significa esta temporada: buena voluntad y piedad para todos.

Así que pensamos que era apropiado presentarles a la propia Mercy (Piedad en inglés). Mercy es una clienta de la entidad socia keniana de Oikocredit, Unaitas Sacco Society Ltd (Unaitas), y es alguien que encarna el verdadero espíritu de la Navidad.

La historia de Mercy

En 1971 falleció el marido de Mercy Mbatia, dejándola viuda y madre soltera de cuatro hijos. A pesar de todo lo que ha tenido que superar, Mercy (que ahora tiene 76 años) es conocida por su amabilidad y perseverancia. Es una emprendedora con mucho empuje y un importante modelo para su comunidad.

Cuando no estaba ocupada criando a sus cuatro hijos, Mercy dedicaba su tiempo a apoyar a los demás. En 1975 creó un grupo de la YMCA para orientar a las mujeres de la comunidad y ayudarlas a comercializar los mangos locales que producían.

Mercy también posee una plantación de té de 4 acres. Vende las hojas de té a un gran productor de té keniano, pero los ingresos del té se destinan casi exclusivamente a los recolectores. Sus ingresos dependían de la bonificación anual, pero desgraciadamente estos ingresos por sí solos no siempre le bastaban para llegar a fin de mes.

A medida que sus hijos crecían y dejaban la casa, Mercy necesitaba diversificar y mejorar sus ingresos. Así que en 2015 decidió montar una granja de pollos, pero no tenía suficiente dinero para empezar.

Afortunadamente, Mercy era socia de Unaitas desde hacía 20 años y, como en años anteriores, cuando necesitó ayuda financiera, la cooperativa estuvo allí para apoyarla.

Unaitas es una cooperativa que ofrece servicios de ahorro y crédito a sus socios. A la cooperativa le apasiona transformar vidas mediante la provisión de soluciones financieras innovadoras. La mayoría de los clientes de Unaitas son cultivadores de té y pequeños empresarios y comerciantes, la mayoría de los cuales son mujeres.

El enfoque de Unaitas en el empoderamiento de las mujeres hace que invertir en personas como Mercy sea vital. Porque invertir en líderes comunitarios como ella significa invertir en toda la comunidad.

Así que para ayudar a Mercy a poner en marcha su granja de pollos, Unaitas le ofreció un préstamo de 200.000 KES (unos 1.500 euros). Con el préstamo pudo construir un gallinero a la vuelta de su casa y comprar 750 pollitos.

Mercy sosteniendo uno de sus pollos en la granja

La búsqueda de Mercy de un mejor medio de vida dio sus frutos, y ahora tiene 1.500 gallinas. Este paso la ha ayudado de varias maneras: los ingresos de los huevos los gasta en comida y electricidad. Y el estiércol de las gallinas le ayuda a mejorar la cosecha del té.

También pudo emplear a dos trabajadores en la granja de pollos y a tres en la plantación de té. Esto fue crucial para Mercy, ya que con la edad, su cuerpo estaba cada vez más cansado.

Con la ayuda de Unaitas, socio de Oikocredit, Mercy tiene ahora unos ingresos más fiables y puede centrar sus esfuerzos en hacer lo que le gusta: empoderar a las mujeres de su entorno.

Mercy es sólo una de las muchas personas de bajos ingresos que han sido apoyadas por los socios de Oikocredit. Estas historias animan a Oikocredit a continuar con su labor de invertir en organizaciones como Unaitas, para poder llegar a más personas como ella.

Porque como nos muestra Mercy en su historia de vida, apoyar y empoderar a otros -especialmente a los que más luchan- son algunos de los regalos más valiosos que podemos dar.

« Back

Archivo

« Previous Next »

mayo 2022

abril

marzo

febrero

enero