Desempeño social: "Elegir un socio es sólo el principio"

Desempeño social: "Elegir un socio es sólo el principio"

Yoli+++Ging+++Kawien.jpgastelehena, 11 de azaroa de 2019

El deseo de lograr un impacto social positivo es la razón por la cual la gente invierte en Oikocredit. ¿Cómo se hace realidad este objetivo? Hablamos con el equipo de desempeño social de Oikocredit, Ging Ledesma, Kawien Ziedses des Plantes y Yolirruth Núñez, sobre el desarrollo de capacidades, la confianza, el monitoreo, el ADN de la cooperativa y sus éxitos.

De izquierda a derecha: Yolirruth Núñez (Oficial de Desempeño Social y Desarrollo de Capacidades, América Latina), Ging Ledesma (Director de Innovación en Desempeño Social) y Kawien Ziedses des Plantes (Especialista en Desempeño Social Global)

Cuéntenos sobre el enfoque de Oikocredit con respecto al desempeño social.

Ging Ledesma: Oikocredit tiene objetivos sociales. Nuestro objetivo es permitir que las personas desfavorecidas mejoren su calidad de vida. Para ello, el primer y más importante paso es seleccionar las organizaciones contrapartes adecuadas con las que cooperar.

Hacemos esto con mucho cuidado. Es por eso, que desarrollamos herramientas para el proceso de analisis y evaluación. Un ejemplo de estas herramientas es el cuadro de mando ESG (environmental, social and corporate governance), que nuestros socios locales pueden utilizar para evaluar la sostenibilidad ambiental, el desempeño social y la gobernanza responsable de socios potenciales.

El cuestionario que acompaña al proceso también constituye la base para el seguimiento posterior y nos ayuda a identificar si hay necesidad de apoyo adicional a través de la creación de capacidad.

Todas las organizaciones socias de Oikocredit son monitoreadas regularmente en cuanto a su desempeño social. ¿Qué significa eso exactamente? ¿Y qué hay de la medición del impacto?

Yolirruth Núñez: Recopilamos información exhaustiva durante la fase de evaluación inicial, cuando seleccionamos las organizaciones con las que trabajar. Esta información se complementa y actualiza periódicamente. El personal encargado de las inversiones visita a nuestros socios en sus instalaciones. Trabajando juntos, evalúan a las organizaciones utilizando dos herramientas: una sobre el desempeño social y otra sobre la evaluación de riesgos.

Durante la fase de seguimiento, preguntamos a nuestros socios qué datos recopilan y compilan, qué objetivos sociales persiguen y cómo miden si alcanzan estos objetivos. Si, por ejemplo, dicen: "Servimos a la gente de bajos ingresos", entonces preguntamos: "¿Cómo se mide esto?"

Si no pueden medir su desempeño, entonces entraria en juego la nuestra oferta de desarrollo de capacidades (es decir, la capacitación que ofrecemos a los socios) familiarizarlos con herramientas de medición, como el Índice de Probabilidad de la Pobreza (IPP). Si alguien viene a nuestra oficina y necesita ayuda para usar el PPI, podemos ayudarlo con capacitación y asesoramiento.

Para la medición del impacto, nuestro Programa de Resultados de Clientes nos ayuda a trabajar con datos sociales para revisar los cambios en la vida de los clientes de microfinanzas a lo largo del tiempo. En los últimos años hemos analizado los datos del IPA que nuestras organizaciones asociadas han recopilado a lo largo del tiempo.

Este es el trabajo realizado a nivel local. ¿Cómo funciona la gestión del desempeño social en la oficina central de Amersfoort?

Ging Ledesma: En cuanto a las microfinanzas, apoyamos modelos y herramientas para medir el desempeño social, y trabajamos junto con Innovaciones para la Acción contra la Pobreza (IPA) y CERISE. Hemos contribuido al desarrollo de principios de protección al cliente reconocidos internacionalmente, y nuestras organizaciones asociadas de microfinanzas tienen que comprometerse a apoyar e implementar estos principios. Sobre esta base, contratamos a expertos independientes para analizar el desempeño social de los socios seleccionados.

Kawien Ziedses des Plantes: Además, hacemos un seguimiento de los indicadores de desempeño social, como el número de mujeres a las que se llega o de pequeños agricultores a los que se llega. Nuestros socios nos informan una vez al año. Recopilamos, comparamos y evaluamos los datos. Actualmente, estamos trabajando en un mejor filtrado de los datos para facilitar la extracción de resultados individuales. En Amersfoort se desarrollan algunos programas de capacitación, como el Programa de Resultados de Clientes (nota del editor: este programa examina los resultados a nivel del cliente), que se centra en gran medida en cuestiones estadísticas y metodológicas.

Nuestros expertos tienen su sede en Amersfoort y viajan a las organizaciones asociadas participantes para ofrecer sesiones de formación.

¿Cómo puede estar seguro de que sus organizaciones contrapartes proporcionan información precisa?

Yolirruth Núñez: Con respecto a muchos de los datos que recibimos, sólo tenemos que asumir que son correctos. Pero como disponemos de datos brutos exhaustivos de la fase de toma de decisiones, además de solicitar regularmente datos actualizados y mantenernos en estrecho contacto con nuestros socios de todos modos, somos capaces de evaluar bastante bien si sus informes son realistas.

Los comparamos con los datos del año anterior. Por ejemplo, si alguien responde a la pregunta sobre el alcance de su trabajo un año afirmando que el 40% de sus clientes viven en zonas rurales, y luego afirma que el 80% al año siguiente, lo comprobaríamos.

Si una cooperativa agrícola informa de que el 40% de sus miembros son mujeres, seríamos escépticos, porque eso podría ser inusual en la región específica. Durante nuestras visitas también podemos comprobar esto.

¿Cómo define el impacto social?

Yolirruth Núñez: El impacto social de Oikocredit está relacionado con la mejora de la calidad de vida. Pero la calidad de vida no es sólo una cuestión de economía, sino también de participación y capacidad de decisión.

Por ejemplo, las mujeres que "ayudan" a los hombres a hacer el trabajo en el campo a menudo no se consideran a sí mismas como si tuvieran un trabajo. Con la formación, y a través de su asociación con nosotros, cuando las mujeres se dan cuenta de que el trabajo que hacen es en realidad un trabajo y que forman parte de una empresa, esto cambia mucho.

Nunca nos cansamos de alentar a las cooperativas a promover una mayor participación de las mujeres. A veces es muy sencillo. Por ejemplo, podríamos sugerir la organización de una guarderia durante las sesiones de formación. Y nadie había pensado en eso. Eso significaría que las mujeres podrían participar activamente, y lo hicieron.

Para mí, se trata de un impacto social importante.

Kawien Ziedses des Plantes: No es sólo a nivel económico que el éxito se manifiesta. Durante el programa FALS (nota del editor: Sistema de Aprendizaje de Acción Financiera, ver el artículo: Salvando la brecha de género ... En casa), varias mujeres participantes dijeron: "Nadie me ha preguntado nunca qué es lo que quiero."

Cuando alguien se da cuenta de que tiene derecho a decir lo que quiere, eso en sí mismo tiene un impacto social. El ejemplo del que estoy hablando fue un proyecto piloto que llevamos a cabo con dos organizaciones microfinancieras en Filipinas. Ambas organizaciones dijeron: "Si usted, como Oikocredit, no puede continuar, lo haremos por nuestra cuenta".

La inversión de impacto se ha convertido en una corriente dominante. ¿Qué hace Oikocredit de manera diferente?

Ging Ledesma: Muchos de nuestros competidores se dan cuenta ahora de que el desarrollo de capacidades es importante para el impacto social. Cuando empezamos esto hace más de 40 años, no era un problema. Ahora bien, todo el mundo llama a todo lo que hace "inversión de impacto". Bueno, supongo que siempre hay algún tipo de impacto. Sin embargo, lo que hacemos está muy lejos de la corriente dominante.

Kawien Ziedses des Plantes: Estoy bastante familiarizado con el ambito en el que operamos. Y es mi experiencia que hacemos mucho más que otras organizaciones, especialmente en la forma en que hemos incorporado el cuadro de mando de los ESG, por ejemplo, y nuestros objetivos sociales, en todo nuestro trabajo, también en el proceso de evaluación de nuevos socios. Pero no somos perfectos y también tenemos que aprender de los errores para seguir mejorando.

¿Cuáles de sus actividades actuales podrían integrarse en un par de años?

Kawien Ziedses des Plantes: Veo una gran oportunidad para desarrollar productos y servicios verdaderamente sociales utilizando la digitalización en el área del negocio financiero. Tenemos que actuar con cautela, porque es un verdadero reto convertir el acceso rápido a los préstamos a través de smart phones en un esfuerzo social y, por supuesto, encontrar buenos socios.

Ging Ledesma: La segunda área es proporcionar financiación a las pequeñas y medianas empresas, ya que son vitales para la economía de un país.

Si somos capaces de establecer altos estándares sociales dentro de las pequeñas y medianas empresas que apoyamos, ya sea directa o indirectamente, entonces promoveremos un verdadero cambio social. Esto también implica que se paguen impuestos y que los beneficios se compartan con el personal, y que se garantice la igualdad de género, salarios justos, lugares de trabajo y condiciones de trabajo decentes, así como la seguridad y la salud.

Kawien Ziedses des Plantes: Trabajar en esos elementos es básicamente interminable. Siempre hay algo más que se debe hacer, y que se debe seguir haciendo, para mejorar el impacto social. En última instancia, se trata también de una cuestión de dinero. Y siempre es un equilibrio, algo que también se refleja en la designación de Oikocredit: somos tanto una institución financiera como una organización de desarrollo. Sin embargo, todo saldrá bien, siempre y cuando mantengamos este equilibrio y mantengamos el enfoque de la misión social.

 

Lee más sobre el desempeño social y el trabajo de desarrollo de capacidades de Oikocredit en nuestro Informe de Impacto 2019.

 

Esta entrevista fue realizada por el Oikocredit Westdeutscher Förderkreis y publicada en su revista (en alemán).

« Atrás