Mujeres que inspiran. La historia de Acem agricultora

Mujeres que inspiran. La historia de Acem agricultora

KOM-ID-35 (1).jpgmiércoles, 02 de marzo de 2022

KOM-ID-35 (1)

Acem se incorporó a Komida hace nueve años. Antes era ama de casa, se ocupaba de la casa y de sus cuatro hijos. Su marido, Mami, no le permitía montar su propio negocio: "Quería abrir una pequeña tienda e incluso puse un escaparate en la pared, pero él no quiso. Es por nuestra religión y cultura, donde se supone que el hombre debe cuidar de su familia. Él es el responsable de los ingresos familiares".

Sukajaya, donde viven, es un pueblo rural. La agricultura no se considera un negocio. Por eso Mami no se opuso a que Acem obtuviera un préstamo para cultivar batatas en la estación seca y arroz en la estación húmeda. Venden las cosechas en el mercado y a sus vecinos.

El primer préstamo de Acem fue de 500.000 IDR (unos 30 euros). Su préstamo actual es de 13 millones de IDR (unos 780 euros) por un periodo de 50 semanas. Utiliza el préstamo para comprar semillas. De acuerdo con su cultura, su marido sigue obteniendo los principales ingresos con su trabajo en la construcción, a pesar de que perdió una mano en un accidente durante un trabajo de construcción de carreteras. Sus ingresos diarios son de 200.000 IDR (unos 12 euros). Los ingresos de las patatas y el arroz son menores y no se obtienen a diario. "Los ingresos de mi marido son suficientes para nuestros gastos diarios. Con los ingresos de la tierra podemos permitirnos extras. Usamos el dinero extra para comprar 500 m2 de tierra nueva, construimos la casa, compramos una moto y pagamos la educación de nuestros hijos". También invierten los beneficios de la tierra en cabras, que venden en el mercado.

El sueño de Acem para el futuro: "Mis sueños son que el negocio funcione bien, que consigamos un préstamo mayor para ampliar el negocio, que obtengamos mayores ingresos, que podamos ampliar la casa y que los niños consigan buenos trabajos. Cuando mi marido se jubile, incluso podríamos abrir una tienda".

 Acem comparte que está muy contenta con la oportunidad que el préstamo de Komida le ha dado para mejorar las circunstancias de vida de su familia: "Nunca he tenido una buena educación y vengo de una familia muy pobre, pero gracias a Komida tengo un negocio exitoso, una bonita casa y puedo dar a mis hijos una buena educación".

Si quieres leer más historias como esta, pincha a continuación.

Fotografia: Opmeer Reports

« Atrás