La panaderia de Bucaramanga

La panaderia de Bucaramanga

CREZ-CO-18.jpgmartes, 27 de febrero de 2018

Virginia Gómez y su marido Daño Figueroa regentan la panadería Manantial Alarcón. Tienen dos hijos. Compraron el negocio hace seis años, cuando se mudaron a la ciudad colombiana de Bucaramanga.

Antes de eso trabajaron para la agencia telefónica Claro. La panadería fue una muy buena oportunidad de negocio, dada su buena localización: En medio de una zona de oficinas, con muchos clientes potenciales. Cuando abrieron el negocio sólo ofrecían los productos típicos de cualquier panadería, poco después expandieron el comercio a la venta de quesos, dulces y conservas.

Virginia Gómez en su panadería.

Hace un año Virginia y Daño decidieron hacerse socios de la cooperativa Crezcamos, socia de Oikocredit, porque la oficina está bien situada y tiene buena fama. Comenzaron su relación recibiendo un préstamo de 20 millones de pesos colombianos (alrededor de 5.600 euros) por un periodo de tres años con el objetivo de comprar nueva maquinaria para la panadería y refrigeradores para el queso. Los dos esperan continuar con la expansión del negocio y en consecuencia de los productos que ofrecen.

« Atrás