Las personas que producen café también necesitan dinero.

Las personas que producen café también necesitan dinero.

lunes, 27 de mayo de 2019

La industria del café alcanza los 200 mil millones de dólares en ventas cada año.Pero, ¿por qué Pintado Luna está feliz que sus ocho hijos no tengan nada que ver con el cultivo del café?

Dalinda Castillo, la mujer en la portada de este post, es presidenta del comité de mujeres de la cooperativa de café Aprocassi, una de las cooperativas con las que Oikocredit trabaja en el norte de Perú. Las propias mujeres son terratenientes y productoras de café y operan ensu cafetería de San Ignacio. La ciudad de San Ignacio está a una altura de 1.300 metros, siendo ésta la tercera etapa de la gira de Oikocredit en diciembre, después de Lima y Jaén. La cafetería es un lugar de disfrute y de encuentro.Dalinda Castillo pide una mesa y descansa mientras conversa, más tarde, visitará la finca de Francisco Pintado Luna, donde está toda su plantación de café y que para acceder a ella se tarda alrededor de una hora a pie caminando cuesta arriba y a través de un sendero por la selva tropical.

Cuando Dalinda llega a la finca, el presidente está trabajando en la plantación y los hijos más jóvenes que viven con ella la ayudan en la producción de café. Ella define el café como un producto de alta calidad, con un precio más alto que el de otros productos agrícolas y que se dedica a ello porque proviene de una familia de cultivadores de café. Son demasiadas las razones por las que Dalinda se dedica al café. La plantación que posee es de solo una hectárea, muy pequeña en comparación al resto de plantaciones que posee el resto de las habitantes de Aprocassi. Por ello, Dalinda Castillo no puede vivir únicamente del café y también trabaja con su ganado, cultiva hortalizas y en tareas de administración en la cooperativa, donde se mantienen unidas todas las productoras del territorio.

10% para los productores.

Las consecuencias del cambió climático están muy relacionadas con la subida de los precios en el sector del café y hace que la vida de los pequeños agricultores sea muy difícil. Son las grandes corporaciones y estados los que se benefician del negocio del café. En un reciente estudio del instituto de investigación BASIC, que se realiza en nombre de las organizaciones de comercio justo se publicó que, "Mientras que los países productores tienen que soportar la mayoría de las consecuencias sociales y ambientales de la cadena de suministro, solo reciben una pequeña parte del valor generado en la industria”.

Si bien las grandes empresas tostadoras y los comerciantes están obteniendo ganancias cada vez mayores, el ingreso real de los campesinos se ha reducido a la mitad desde la década de 1980, según el estudio. En 2017, por ejemplo, en Perú no llegaron más de un diez por ciento del precio promedio del café pagado por los consumidores con los productores de café, y solo el 2.7 por ciento del precio minorista del café en porciones, con costos de producción crecientes. En 2018, por primera vez en doce años, el precio del mercado mundial del café verde arábica cayó por debajo de un dólar por libra. Debido a la continua presión de los precios son los tipos de cambio, pero también los cultivos récord de sobreproducciones como en la actualidad en países como Brasil, el café en las grandes plantaciones produce en cantidades difíciles.

 

La mejor calidad proviene del norte de Perú.

En Perú, el café se cultiva principalmente en fincas de pequeños agricultores. Para que los productores tengan alguna oportunidad contra las grandes corporaciones en el mercado mundial, la mayoría de ellas están organizadas en cooperativas. Asíocurre en la región  de San Ignacio, en el norte del departamento de Cajamarca, donde viven 40.000 familias que dependen del sector cafetero. Cajamarca, la industria minera conocida por la extracción de oro y otros minerales, es la región con la mayor cartera de inversiones en minería ($ 16.210 millones en mayo de 2018), y sin embargo, el 48 por ciento de la población vive en la pobreza allí. El cultivo de café y arroz contribuye significativamente a la economía de Cajamarca.

La cafetera Francisco Pintado Luna se alegra de que sus hijos no quieran ingresar al negocio del café.

El cafetalero Francisco Pintado Luna se alegra de que sus hijos no quieran trabajar en el negocio del café.

El norte de la región produce el mejor café peruano, los agricultores de Aprocassi ganan un promedio de $ 1,500 a $ 3,000 por año. Es por eso, que a menudo trabajan desde las cuatro de la mañana hasta las diez de la noche, como explica Francisco Pintado Luna mientras camina por su plantación. "Durante la temporada de cosecha, casi tienes que rogar por ayudantes", dice; "Si no encuentra suficientes personas además de su familia y amigos, que en cualquier caso ayuden, las frutas maduras pueden echarse a perder y las plagas y enfermedades de las plantas se propagan. La familia no tiene ahorros, el dinero es suficiente para la vida y para la educación de los niños. No es de extrañar que Francisco Pintado Luna casi con orgullo diga que ninguno de sus ocho hijos se convierte en cultivadores de café.

Clientes en casa y en el extranjero

Produce café orgánico de alta calidad, quiere diversificar aún más su plantación para mejorar la calidad. El soporte técnico que recibe de Aprocassi y la posibilidad de obtener préstamos a través del departamento de crédito Aprocredi. Su finca El Cedrillo se encuentra en Ihuamaca a 1.750 metros de altitud en la entrada al bosque nuboso en la reserva natural del Santuario Nacional TabaconaNamballe. Increíblemente verde, hermoso y caluroso. No solo por la belleza y la biodiversidad, las personas son muy conscientes del aspecto ecológico de su trabajo, dice el agricultor. El hecho de que organice su café orgánicamente le ayuda a llegar a fin de mes. "Obtengo precios más altos y apoyo para plantar con árboles de sombra para el cultivo agroforestal".

Alrededor de las tres cuartas partes de los miembros de Aprocassi produce café orgánico y, de esta manera, Aprocassi ha construido una base de clientes nacional e internacional para los productos de calidad a precios de comercio justo. Los sellos tienen un precio más alto. Aprocassi trata de obligar al estado con nuevos planos de estudio para las escuelas agrícolas; Como todas las cooperativas de café, Aprocassi quiere ofrecer a los jóvenes una alternativa al éxito rural. "Oikocredit ha sido un socio importante para la cooperativa desde 2012", dice el presidente de Aprocassis, WarenbahwerNeyra. El préstamo actual cubre hasta el 70 por ciento del costo de la cosecha anual.

En la  revista de WestdeutscheFörderkreis 02/2019  encontraremos la versión completa de este artículo y conoceremos por qué Oikocredit está orientando cada vez más al sector del café, cómo hacer la colaboración y qué otros socios de Oikocredit hay en Perú.

 

« Atrás