Cooperativas, banca y la economía del desarrollo: el recorrido de Gieskes hasta Oikocredit

Cooperativas, banca y la economía del desarrollo: el recorrido de Gieskes hasta Oikocredit

Thos-Gieskes-Oikocredit.jpg

Thos Gieskes, Director Ejecutivo de Oikocredit Internacional

lunes, 03 de abril de 2017

Hoy, Thos Gieskes pasa a formar parte de Oikocredit como el nuevo director ejecutivo. Con experiencia en economía del desarrollo y más de treinta años en puestos de liderazgo en bancos cooperativos, Gieskes está entusiasmado por el nuevo papel que desempeñará en una organización en la que cree.

¿Cómo te describirías a tí mismo?
Trabajar en equipo y lograr juntos el éxito son clave para mí. Puede parecer extraño viniendo de una persona como yo, que trabajé en bancos durante tantos años, pero aunque los números son importantes, las personas lo son mucho más. He formado parte de muchos equipos exitosos y la mejor parte es poder celebrar juntos los logros alcanzados, y luchar juntos cuando surgen desafíos.

Trabajaste para Rabobank, un banco internacional cooperativo con sede en los Países Bajos durante casi treinta años. ¿Qué te motiva a continuar trabajando para una institución financiera cooperativa?
A lo largo de los años, aprendí que el modelo cooperativo es muy poderoso. Las cooperativas son, esencialmente, personas que se reúnen con una meta o un objetivo en común que se esfuerzan por alcanzar. Mi experiencia me demostró que reunir a líderes fuertes y a personas apasionadas por esa meta en común realmente puede hacer prosperar a una empresa. También, es una manera fantástica de organizarse y mantener el rumbo dentro de la organización.

¿Y qué te motiva específicamente a querer trabajar para Oikocredit?
La primera vez que vi el aviso para el puesto de director ejecutivo, miré a mi esposa y le dije: «Este trabajo parece haber sido hecho para mí». Mientras más leía sobre Oikocredit, su misión y sus valores y sobre la función que desea desempeñar en el mundo, supe que esto era lo que tenía que hacer. Me inspiró mucho saber cómo un grupo de personas se reunió hace más de cuarenta años con el objetivo de invertir su dinero de una mejor manera. Oikocredit se fundó con el fin de invertir en las personas, y esa es mi manera de pensar.
Además, creo que es posible tener un plan de negocios sólido junto con una misión social. He conocido muchas organizaciones que realizan un excelente trabajo social, pero que no cumplen en lo profesional o en lo financiero. Realmente se necesitan ambas cosas, y eso es lo que valoro de Oikocredit.

¿Cómo se vincula tu pasión y/o tu experiencia con la visión de Oikocredit [una sociedad global y justa, en la que los recursos se comparten de manera sostenible y todas las personas están empoderadas con las opciones que necesitan para construir una vida digna]?
Creo que mi pasión por las personas y mi experiencia como economista de desarrollo, junto con mis habilidades bancarias y de liderazgo, están bien alineadas con la visión de Oikocredit. Esta visión coincide con lo que aprendí hace muchos años en Nicaragua, cuando preparaba mi tesis sobre trabajo voluntario en la cosecha de café nicaragüense. Vi cómo ayudar a las personas es mucho más poderoso cuando se les ofrecen los medios para ayudarse a sí mismas. Eso es sostenible. Siempre existen crisis, en las que las donaciones urgentes son la única solución, pero con el tiempo, la mejor solución es dar a las personas la oportunidad de sobreponerse. Eso es lo que hace Oikocredit, y es hermoso.

¿Qué experiencias de tu trabajo anterior te prepararon para ser el director ejecutivo de Oikocredit?
Los últimos treinta años, durante los cuales viví y trabajé en distintas partes del mundo, me prepararon para este cargo. Durante mi experiencia más reciente en Sidney, tuve a mi cargo los negocios de Rabobank, con un balance de alrededor de 30 000 millones de dólares australianos y un personal de 1200 personas en toda la región, de diferentes nacionalidades. Para mí, fue la prueba definitiva para saber cómo gestionar de manera adecuada y exitosa una cartera de negocios. Como economista de desarrollo y experto en finanzas, puedo contribuir tanto en el aspecto social como el aspecto empresarial de Oikocredit.

Trabajaste en diferentes países, y ahora te sumas a otra organización internacional, ¿qué es lo que te atrae sobre el ámbito de trabajo internacional?
Desde que tengo memoria, siempre me he considerado más un ciudadano del mundo que un holandés. Es fascinante reunirme con personas que provienen de diferentes países, culturas, orígenes y religiones, y ver cómo es posible conectarse.
Tiene mucho valor aprender de diferentes países y culturas, donde las personas tienen diferentes tipos de conocimientos. Por ejemplo, aprender sobre agricultura en América Latina me dio una perspectiva diferente —pero vital— para mi trabajo en Australia. Tener ambas percepciones y experiencias ha sido clave en mi desarrollo.

¿Qué esperas encontrar en tus primeros meses en Oikocredit?
Realmente espero llegar a conocer a mis nuevos colegas y entender en profundidad cómo funciona todo en Oikocredit. Así que espero hacer muchas preguntas y aprender lo más que pueda. Será fantástico ver de qué forma mi conocimiento y mi experiencia pueden contribuir mejor a la organización.

« Atrás