Kompanion Bank combina capital y conocimiento empresarial para crear futuros autosostenibles

Kompanion Bank combina capital y conocimiento empresarial para crear futuros autosostenibles

komp-kg-39-cropped.jpg

L'Abdil Sydygaliev i la Kymbat Kochmonova han plantat 500 arbres de poma Red Delicious. Antigament es dedicaven a la ramaderia però van passar-se a les pomes perquè són molt més senzilles de gestionar.

dijous, 06 de d’abril de 2017

Kompanion Bank fue fundado en 2004 para ofrecer préstamos a pequeños agricultores, criadores de ganado y pastores en Kirguistán. Es una organización socia de Oikocredit desde el año 2007. Sin embargo, Kompanion es un banco diferente ya que no sólo ofrece micropréstamos a sus clientes, sino que también les brinda capacitación gratuita en desarrollo empresarial y asistencia técnica para promover la agricultura sostenible y la gestión de los recursos naturales.

Ulanbek Termechikov, director general de Kompanion Bank, explica el fundamento de este enfoque innovador. «Sabemos que una economía de mercado se construye con acceso a los servicios financieros», nos dice. «Sin embargo, luego de la caída de la Unión Soviética, eso no era posible para la mayoría de las personas, y era especialmente difícil en las áreas rurales, donde no había ningún banco. Además, las personas no sabían, o no entendían, cómo cultivar independientemente. En tales circunstancias, hubiera sido irresponsable sólo seguir brindando financiación a nuestros clientes. Así, en el 2008, comenzamos a ofrecerles capacitación en desarrollo empresarial así como asistencia técnica».

Desarrollar el conocimiento a través de la confianza

Si bien al principio se mostraron escépticos, los clientes de Kompanion pronto se dieron cuenta del valor de las sesiones de capacitación. El interés creció, y durante los cinco años siguientes, los especialistas en agricultura de Kompanion dieron más de 12.000 sesiones de capacitación que alcanzaron a más de 3.000 hogares en la mitad de los poblados de Kirguistán. Hoy, Kompanion emplea a 32 agrónomos y veterinarios que dirigen 10 sesiones de capacitación cada temporada, y también ofrecen consultas específicas sobre cómo dirigir una pequeña empresa agrícola.

Ulanbek Termechikov, director general de Kompanion Bank, dice: «Una vez que las personas comenzaron a confiar en nosotros y vieron los resultados de los proyectos, la capacitación se volvió autosuficiente. Esto es importante porque uno de nuestros objetivos es hacer que nuestro trabajo sea sostenible. Esto no es algo que hacemos para el corto plazo».

El agrónomo de Kompanion, Kenesh Bukabaev y Alybaev Duishonb

Inversión a largo plazo para un crecimiento a largo plazo

La iniciativa Eco Garden es un programa de capacitación de tres años que enseña a los clientes a cultivar manzanas en el área que rodea al lago Issyk-Kul. Es un ejemplo excelente del impacto que tiene la combinación de apoyo financiero y capacitación en desarrollo empresarial de Kompanion.

En el 2008, Alybaev Duishonbu (49) empezó un huerto en el poblado de Chon Sary, pero los manzanos y albaricoqueros que plantó no prosperaron. Tras enterarse de la iniciativa Eco Garden, Duishonbu visitó su oficina local de Kompanion para obtener más información. Después, se unió a un grupo de treinta agricultores, que compartieron sus conocimientos y experiencias, sacaron préstamos y asistieron juntos a las sesiones de capacitación.

El agrónomo de Kompanion, Kenesh Bukabaev, enseñó al grupo a injertar los árboles para producir variedades mejores, y les aconsejó que utilizaran árboles más grandes para evitar la erosión del suelo y ensanchar las ramas para mejorar el crecimiento.

Kenesh también visitó el huerto de Duishonbu y le enseñó los nuevos métodos agrotécnicos; entre ellos, cambiar los manzanos por albaricoqueros (que crecen mejor en suelos rocosos), montar un vivero, cavar pozos más grandes para los semilleros y usar fertilizante orgánico.

Apoyar los medios de subsistencia autosostenibles

Los resultados de los proyectos individuales también son admirables. Nazgul Sydygalieva (49) y Abdil Sydygaliev (56) son dos ejemplos de los miles de clientes que se beneficiaron de las sesiones de capacitación de Kompanion.

Nazgul tiene un gallinero en la ciudad de Balykchy. Está muy orgullosa del gallinero que aloja a 450 pollos y que construyó gracias a la ayuda del veterinario de Kompanion, Talgarbek Asanakunov. Antes de ser propietarios del gallinero, Nazgul y su esposo usaban los ingresos de sus huertos de manzanas y ganado para mantener a su familia, pero estaban preocupados por los costos de la educación superior. Ahora, gracias al dinero que ganan vendiendo huevos, pueden afrontar el gasto de enviar a sus cinco hijos a estudiar a Bishkek.

Abdil decidió sacar un préstamo y seguir la capacitación de Kompanion cuando comparó la ganancia que obtenía su tío de sus huertos de manzanas con la ganancia generada por el campo de ganado de su padre. Abdil cambió la cría de ganado por el cultivo de manzanas. Tuvo tanto éxito que ahora toda su familia cultiva manzanas.

Empresa fundada en resultados

El sistema de medición de impacto de Kompanion permite al banco saber si cumple con su objetivo de facilitar la mejora del nivel de vida de sus clientes.

«Los datos de 2014 mostraron que casi la mitad de los clientes a los que damos apoyo a través de recursos y capacitación ha mejorado su nivel de vida», afirma Ulanbek. «Ese es un buen resultado. Significa que estamos haciendo algo positivo, ¡y eso nos inspira a hacer más!»

Kompanion Bank recibió dos préstamos de Oikocredit: uno en moneda local de 328.670.300 KGS (alrededor de € 4.500.000) y otro de US$ 1.000.000.

« Atrás